Saltar navegación

CULTURA y EDUCACIÓN : Historia Cultural

LA LEYENDA

Santuario de la BarcaLa historia más primitiva de la villa de Muxía está ligada a la existencia de un conjunto de piedras situadas en la Punta de la Barca y al culto de tipo mágico-religioso que a éstas se practicó a lo largo de los siglos. Este conjunto originó un gran número de ritos y creaciones legendarias precristianas que perduraron en la posterior etapa de cristianización hasta nuestros días. Sin duda, la "Pedra de Abalar" fue la que despertó una mayor curiosidad y atracción de cara a las gentes de la comarca y de fuera de ella. Aunque existen en Galicia máis piedras de balanceo o "cabaleiras", la más conocida con diferencia es la de Muxía. Esta piedra tiene de perímetro unos 30 m., un espesor entre 15 y 30 cm., una longitud de 8,70 m. y una anchura de casi 7 m.

La ´Pedra de Abalar´

La ´Pedra de Abalar´A la "Pedra de Abalar" de Muxía son muchas las propiedades que se le atribuyen, desde una finalidad adivinatoria hasta considerarla como instrumento para probar la culpabilidad o inocencia de las personas.

Esta Piedra, que no dejó de balancearse durante muchos cientos de años, en diciembre del año 1978 un fuerte temporal que afectó a toda la costa gallega la desplazó de su lugar primitivo, rompiéndola en parte, siendo reparada más tarde en varias ocasiones.

La "Pedra de Abalar", que es uno de los grandes atractivos con los que cuenta la Romería de la Barca, está llena de leyendas de las que los propios muxiáns nos pueden dar testimonio. Así, nos cuentan que la Piedra se balancea cuando quiere, en ocasiones se colocan muchas personas encima y no se mueve, y en otras se balancea sola. También dicen que cuando se balancea sola, predice alguna desgracia.

Con la cristianización de este lugar aparecieron muchas leyendas de tipo religioso relacionadas con esta Piedra. Vicente Risco nos cuenta que durante la Guerra Civil entre Castilla y Portugal, que duró siete años, la Piedra no se balanceó. También se cuenta que en una ocasión que quisieron robar en el Santuario de la Barca, la Piedra comenzó a balancearse tan fuerte que con su ronco sonar despertó a todos los vecinos, asustando a los ladrones.

La ´Pedra dos Cadrís´

´Pedra dos Cadrís´,  ´Furna dos Namorados´  y  ´Pedra do Timón´La "Pedra dos Cadrís", que según la leyenda cristiana simbolizaría la vela de la embarcación en la que apareció la Virgen, tiene forma de riñón o hueso ilíaco, según se mire, y a ella se le atribuyen propiedades curativas para dolores de riñones, reuma, etc. Para que estas enfermedades curen es preciso pasar nueve veces por debajo de ella.

Existe otra Piedra cerca de estas que se denomina ´Pedra do Timón´, por su semejanza con el timón de un barco y también está relacionada con la leyenda de la Virgen. La ´Pedra ou Furna dos Namorados´ también se encuentra cerca de las anteriores. Es un lugar recogido, sin connotaciones de tipo religioso, donde las parejas de enamorados juran amor eterno.

En la cristianización de este lugar de las piedras de la Punta de la Barca, donde se practicaban cultos paganos, tuvieron mucha importancia los monjes del cercano Monasterio de Moraime con lo que se originó la aparición de varias leyendas de tipo cristiano que tenían como principal finalidad reducir la propagación de cultos precristianos.
La principal de estas leyendas es la que se refiere a la aparición de la Virgen al Apóstol Santiago, que justifica la construcción de la primera capilla en aquel lugar. Cuenta la leyenda que:

‘Durante las omilías del Apóstol en la Comarca Ártabra, después de que por medio de su intercesión la ciudad de Duio (Comarca de Finisterre) se quedase sumergida, desapareciendo todos sus habitantes, como castigo por desoír las omilías del Apóstol y rendir culto al sol, se retiró a la solitaria comarca de Muxía y allí, en la Punta de Xaviña, se paró para rezar y suplicar al Señor con la intención de que las gentes cesasen la hostilidad con la que eran acogidas sus palabras.

De repente, el Apóstol ve una barca misteriosa que se acerca a la orilla y en ella contempla a la Virgen llena de hermosura y majestuosidad. La Virgen le da ánimos al Apóstol y le comunica el éxito de sus omilías en nuestra Tierra, ordenándole que retorne a Jerusalén, que su misión en esta Tierra ya estaba cumplida.
La embarcación en la que llegó la Virgen a la Punta de Xaviña era de piedra, al igual que la vela y el timón, quedando allí depositadas. La barca era la "Pedra de Abalar" y la vela, la "Pedra dos Cadrís" ’
.

Cuenta también la leyenda que la Virgen, como muestra de amor hacia el Apóstol, le donó una imagen suya, a quién Santiago levantó un altar bajo aquellas piedras.

Los primeros testimonios escritos sobre la cristianización de este lugar corresponden a peregrinos que siguiendo la Ruta Xacobea se acercaron hasta estas tierras, siendo los más antiguos del S.XV.

By Abertal
Ayuntamiento de Muxia